El bien y el mal, dos caras de una misma moneda